Descubrir Eau Sauvage

La elegancia atemporal del gran clásico de la perfumería masculina.

La saga Eau Sauvage

Nacida de un deseo de renovación, Eau Sauvage surge en 1966, trastocándolo todo a su paso.
Inesperada, sin precedentes, Eau Sauvage es la imagen de una juventud en plena conmoción. 
Una juventud viva y efervescente, en busca de otra verdad.
 
Desde entonces, Eau Sauvage se ha ganado el estatus envidiado de gran clásico. Su audacia se ha convertido en una referencia absoluta. Ha sabido gustar de generación en generación, con una constancia impresionante.
Hoy, quiere llegar todavía más lejos.
Quiere volver a sorprender a la juventud contemporánea que no deja de reinventarse.

Alain Delon, insolente y encantador

Hipster antes de tiempo, Alain Delon sorprende una vez más con su belleza salvaje. Estamos en 1966 y Robert Enrico rueda «los Aventureros». No es casualidad que el mismo año surja Eau Sauvage para revolucionar las normas de la perfumería masculina.
 
Alain Delon invade la pantalla con la música de los Black Strobe. Mito eterno de insolencia y seducción, captura las miradas e hipnotiza.

Con Eau Sauvage Cologne, he intentado conservar la sencillez aparente de esta confección. Una evidencia que en realidad oculta matices, detalles y claroscuros. François Demachy, Perfumista Creador Dior.

Eau Sauvage por François Demachy

 
En el momento de su creación, Eau Sauvage trastoca los códigos con una firma rompedora: por primera vez, una nota floral, la hediona, se interpreta en clave masculina. Una elección audaz que se convertirá en signo distintivo de los perfumes masculinos Dior.
 
Desde 2011, Eau Sauvage adopta la Bergamota San Carlo, cuyo frescor sutil cautiva y seduce. De una especie particular, esta Bergamota temprana se cultiva especialmente para Eau Sauvage en un jardín de Calabria. Allí goza de una exposición solar privilegiada y disfruta del cálido soplo del Sirocco. Recolectada con un savoir-faire tradicional, su técnica de extracción requiere también una pericia particular.

Para describir Eau Sauvage, sencillamente retomaría la definición de la elegancia de Monsieur Dior: «un equilibrio de sencillez, de atención, de naturalidad y de distinción».

Caso único en la perfumería, el diseño del frasco ideado por Pierre Camin en 1966 no ha cambiado desde su creación. 
Este frasco se inspira en una petaca, tema eterno del vestuario masculino y objeto de lujo atemporal. Perfume de estilista, su capuchón retoma la forma del dedal de Monsieur Dior, mientras que el vidrio refleja las curvas de un drapeado.