DESCUBRA EAU SAUVAGE

Eternamente masculino, el chic atemporal del gran clásico de la perfumería masculina.

LA SAGA

En 1966, mientras Edmond Roudniska revoluciona la perfumería al crear una fragancia a medida para la juventud activa de la época, otro artista inherente a la historia de Dior, René Gruau, impone su estilo al hombre Eau Sauvage.
Con pinceladas audaces e ingeniosas, Grau esboza un hombre sensual y refinado, algo impertinente, que se revela en toda su intimidad. Un personaje único que da, desde el principio, el tono al mensaje que emana de Eau Sauvage.

Una verdadera saga que ha contribuido a construir un mito, a través de las campañas que entremezclan simplicidad y elegancia, con un toque de insolencia.

En 2009, un nuevo visual se impone como digno heredero de la saga Eau Sauvage, que no deja de sorprender con su retrato masculino a la altura del mito.

Desde 2010, las imágenes de la película francesa de culto, La Piscine de Jacques Deray (escrito por Jean Claude Carrière y Alain page) le dan vida a este retrato.

En 2013, Eau Sauvage encarna como nunca la elegancia atemporal a través de su nueva imagen. Una actitud sensual y fuerte, que se refleja en este gran clásico de la perfumería masculina.
La evidencia de un perfume viril y refinado. Naturalmente salvaje.

DISEÑO

Único en la perfumería, el diseño del frasco concebido por Pierre Carnin en 1966, jamás ha cambiado de forma desde su creación. El frasco está inspirado en una petaca, eterno elemento del vestuario masculino, un objeto de lujo intemporal. Fragancia de un diseñador, lleva un tapón que tiene la forma del dedal de Monsieur Dior, mientras que el cristal ilumina los rayos de luz que se reflejan en los ángulos de un drapeado.

Intensa y de poderosos contrastes, Eau Sauvage Extrême es una fragancia explosiva que se atreve a expresar una masculinidad aun más salvaje..