Descubrir Miss Dior


Descubrir Miss Dior

El auténtico lujo requiere unos materiales auténticos
y un auténtico saber hacer artesanal…

MISS DIOR, UN PATRIMONIO

12 de febrero de 1947. Christian Dior presenta su primerísima colección en sus salones del nº 30 de la avenue Montaigne. Sus sensuales creaciones celebran una feminidad triunfante: es el nacimiento de una auténtica revolución bautizada con el nombre de New Look. Para acompañar esas siluetas vanguardistas, el diseñador le encarga al perfumista Paul Vacher una fragancia moderna y sofisticada: «Hágame un perfume que exhale el amor», le pidió. Elegante chipre verde, Miss Dior se convirtió en el perfume del New Look. Es este mismo perfume el que da su nombre al bolso Miss Dior. Directamente inspirado en el universo del perfume y de la alta costura de la Maison, Miss Dior es la encarnación de una feminidad libre y moderna, capaz de romper con los códigos. 

UN SABER HACER ÚNICO

Miss Dior está enteramente elaborado a mano por los artesanos Dior, en la más pura tradición de la marroquinería. Dispuesta sobre un troquel, cada pieza de piel es pespunteada para amoldarse perfectamente a la estructurada silueta de Miss Dior. Tan elegante como práctico, Miss Dior está trabajado con una minuciosidad infinita, incluso al interior: su forro, una piel lisa de pespuntes cannage, afirma su modernidad a través de un elegante juego de colores contrastados. El cannage exterior, motivo emblemático de la Maison Dior, está realizado con ayuda de una máquina de columna: cada puntada y cada hilo están cuidadosamente emplazados para obtener esta superficie facetada única, de tacto lujosamente flexible. 

MISS DIOR, EL LUJO DE LOS DETALLES

Auténtico icono de la moda, el bolso Miss Dior afirma su elegancia incomparable hasta el mínimo detalle. Una llave, cuidadosamente guardada en su bolsita de piel, permite cerrar el Miss Dior manteniendo en secreto su contenido. Discretamente colgados de una cadena, los charms llaman la atención por el baile delicado con el que acompañan cada uno de sus movimientos. La cadena del Miss Dior, con sus mallas densas y suaves, es manejable y puede llevarse más larga o más corta en función del estilo. Miss Dior se convierte así en el cómplice perfecto para cualquier ocasión: a la vez moderno y retro, libre e informal, es la expresión misma de una personalidad emancipada que disfruta plenamente de la moda.