christian_dior_et_les_artistes_intro_vzg_01
christian_dior_et_les_artistes_galeriste_vzg_02
christian_dior_et_les_artistes_dessinateur_vzg_03
Christian Dior y el mundo del arte

Christian Dior y el mundo del arte

Entre los grandes amigos de Christian Dior, se cuentan pocos modistos pero infinidad de artistas. Sus padres se opusieron a que estudiase en la escuela de Bellas Artes, argumentando que allí no se aprendía ningún verdadero oficio. A pesar de todo el respeto que les tenía, hizo lo que le pareció...En un primer momento, tranquiliza a Madeleine y Maurice Dior matriculándose en «Ciencias políticas de la calle Saint-Guillaume». La facultad le permite sobre todo disfrutar de las veladas y de las noches locas que ofrecía París en aquella época. Su padre acepta también que estudie «composición musical», para perfeccionar las clases de piano recibidas desde la infancia, principalmente en el salón amarillo de Rhumbs donde se había instalado el mobiliario de su querida abuela materna.

Un galerista amigo de los mayores artistas de su tiempo

Discreto, aunque alegre y sibarita, Christian tiene apenas veinte años cuando empieza a frecuentar a los más grandes: Jean Cocteau en el Bœuf sur le Toit o el músico Henri Sauguet que forma parte de la École d’Arcueil, patrocinada por Erik Satie. Se forma un pequeño grupo que Sauguet bautiza como «el Club» y que se reúne todas las semanas en el bar Tip Toes de la rue Tronchet.
Sus miembros son Dior, el destacado pintor Christian Bérard, que hará de mecenas del modisto que aún no se ha descubierto, el poeta Max Jacob, el historiador Pierre Gaxotte, el escritor René Crevel y el actor Marcel Herrand, que forman una auténtica piña.

christian_dior_et_les_artistes_galeriste_vze_01A fuerza de codearse con los que considera los genios de su época, Christian Dior, que sin embargo recela de los talentos evidentes, se siente cada vez menos proclive a iniciar seriamente la carrera de pintor o de músico. Como suele suceder, es el azar quien decide por él: su amigo Jacques Bonjean está buscando un socio, él se convierte en «director de una galería de cuadros» situada al final de un callejón, en el nº34 de la rue de la Boétie. Evidentemente, la galería no lleva el nombre de Dior que, por voluntad de Madeleine Dior, no debe aparecer en ninguna fachada. Pero acoge las obras de artistas con nombres famosos o que pronto lo serían. Francis Rose, Paul Klee, Heinrich Campendonk, Max Ernst, Otto Dix, Salvador Dalí, Juan Miro, Alberto Giacometti, Pavel Tchelitchev, Giorgio De Chirico, Raoul Dufy, Maurice Utrillo, Georges Braque, Alexander Calder, Louis Marcoussis… Y Pablo Picasso. Dior se siente como pez en el agua rodeado de lienzos, pero la crisis de 1929 hace desaparecer a los compradores.

De diseñador a modisto…

En 1932, la aventura se interrumpe. Aunque no la amistad ni el gusto por el arte. Tras su enfermedad (la tuberculosis le obliga a abandonar París en 1934), los alojamientos improvisados y la búsqueda de trabajillos, le hospeda su amigo Jean Ozenne, talentoso diseñador de moda que, en un contexto económico penoso, consigue vender sus croquis a buen precio. Dior se da cuenta de la brecha que separa al que ama la pintura del que pinta… pero se muestra muy dotado de forma natural y trabaja con esmero proporciones y perspectivas. Rápidamente comienza a vender sus diseños con muy buena acogida. Sus sombreros también tienen un éxito rotundo.

christian_dior_et_les_artistes_dessinateur_vze_02Christian Dior pasa a ser diseñador para Piguet, y más tarde para Lelong. Posteriormente, modisto a los 42 años: construirá sin descanso sus vestidos como un arquitecto, elegirá sus colores como un pintor y se rodeará de quienes saben mostrar su arte con acierto, como el fotógrafo Willy Maywald o el diseñador René Gruau. Sus amigos artistas y también los grandes maestros de la historia del arte, marcarán con su influencia toda obra de Christian Dior, quien les rendirá homenaje hasta en el nombre de sus siluetas. Así por ejemplo Jean Cocteau: vestido de noche en organdí blanco; Walter Scott: conjunto de tarde; Musique de Chambre: vestido tubo de cena; Musée du Louvre: vestido de seda corto en falla blanca; Bach: vestido de gala…

christian_dior_et_les_artistes_dessinateur_vze_03Desde su primer desfile para Dior, en julio de 2012, el director artístico de las colecciones para mujer, Raf Simons, ha querido hacer perdurar este vínculo que une a la Maison Dior con los artistas. Así pues, retomó los lienzos abstractos del pintor Sterling Ruby en algunos de sus vestidos de Alta Costura y los dibujos de juventud de Andy Warhol en las prendas y accesorios de su prêt-à-porter. Todavía hoy, la historia de Dior sigue íntimamente ligada al mundo del arte: desde 2011, la exposición itinerante Lady Dior As Seen By da carta blanca a unos cincuenta artistas plásticos y de fotógrafos para reinterpretar el icónico bolso Lady Dior.

christian_dior_et_les_artistes_dessinateur_vze_04