Colección Otoño-Invierno 2014

Colección
Otoño-Invierno 2014

Ver el Desfile
Descubrir las siluetas
Las siluetas

Las siluetas

Descubrir
Silueta

01

Haga clic o desplace el cursor
para navegar por la colección

Drag
La inspiración

La inspiración

Descubrir
La inspiración

LUCES
DE LA CIUDAD

Luces de la ciudad : una visión nueva de la experiencia urbana, un espacio de poder donde todo es posible para las mujeres. Esta temporada, Raf Simons, director artístico de Christian Dior, celebra la fuerza y el poder de una silueta urbana y de la mujer que la habita. Asociando con audacia feminidad y masculinidad, la tradición del traje sastre para hombre con la visión Dior de la mujer-flor, Raf Simons presenta aquí una síntesis entre realidad e imaginación: un paisaje urbano abstracto donde una mujer de una nueva naturaleza toma el poder.

«Esta temporada, quería sugerir un nuevo tipo de mujer, explica Raf Simons. Una mujer con un poder y una energía muy afirmados. Quería desarrollar la idea de poder, a través de la construcción de la prenda, ofrecer una nueva realidad para una nueva funcionalidad. Esta colección habla más del movimiento de la ciudad que de la ociosidad del jardín. Me siento atraído por la realidad del mundo urbano y por su entorno, el cual, no es únicamente un mundo de placeres fugaces. Y la mujer Dior puebla ambos mundos. »

Para esta colección, el jardín Dior se vuelve abstracto, sus colores se encuentran en las siluetas urbanas, sus formas responden a los tejidos tradicionales del vestuario masculino. La mujer-flor, plenamente seductora, está siempre presente, pero se arma de audacia ganando en sensualidad con su traje sastre masculino. Solapa en punta en los cuellos, chaquetas cruzadas y botones de cuerno reemplazan esta temporada los códigos tradicionales del traje sastre femenino.

Mientras, el "atelier flou" transforma las camisas de hombre en vestidos y el nailon se hace cannage acolchado en los vestidos de cóctel, mezclándose con cachemiras fluidas doble cara. Abundan los motivos gráficos urbanos: las zapatillas de deporte adquieren una nueva altitud sobre sus tacones altos, sin cordones, y estos últimos, a su vez, encorsetan los abrigos. La figura de Atlas sosteniendo el mundo, motivo tan apreciado por la arquitectura Art Déco, aparece sobre las joyas y regresa al acolchado en una actitud de sumisión frente a esta nueva mujer. Perfectamente construidas, las prendas se superponen: en una síntesis de femenino y masculino, del pasado y del presente de Dior, revelan un corte a través de la historia y un collage de códigos genéticos del vestido.

El jardín, a la vez romántico y futurista de la temporada pasada, es reemplazado por un espacio blanco luminiscente, en cuyo techo, flores abstractas de L.E.D. se hacen eco de las luces resplandecientes de una ciudad lejana.

«Quería abordar la idea de la ciudad en toda su abstracción, es así como percibo el mundo urbano en esta colección, explica Raf Simons. La idea del romanticismo y de la realidad en un mundo de posibles. Y una mujer libre hasta en su manera de vestirse. »

Backstage

Backstage

Descubrir