Atrás

Dior par Roger Vivier

— Autor Fotografías de Gérard Uféras.
Textos de Elizabeth Semmelhack
— Editorial Rizzoli New York — Presentación El zapatero Roger Vivier ha diseñado los modelos más atrevidos y los motivos más fantasiosos para la Maison Dior, convirtiendo el calzado en una auténtica joya que contribuyó, hasta 1963, a completar la silueta Dior. El libro Dior par Roger Vivier, publicado por la editorial Rizzoli, narra la evolución de esta colaboración histórica. 1953-1963. Dicha colaboración entre la Maison y Roger Vivier tan solo duró diez años, pero este último supo transmitir su inolvidable firma de identidad al estilo Dior. "Mi amigo Roger Vivier calza los pies más elegantes del mundo, ayudándome de esta manera a hacer realidad mi sueño de vestir a una mujer 'Christian Dior' de la cabeza a los pies", escribió el diseñador en sus memorias. Roger Vivier y Christian Dior tenían multitud de cosas en común. Los primeros zapatos diseñados por el zapatero hicieron su aparición en julio, durante el desfile Otoño-Invierno 1953. Y, desde 1954, la fantasiosa creatividad de uno se veía equilibrada gracias a la visión arquitectónica del otro. Porque cualquier cosa inspiraba a Roger Vivier. Si el muguet era la flor fetiche del diseñador, la convertía en un sedoso adorno para sus delicadas sandalias. En 1955, una esfera de strass amovible realzaba la punta del tacón, que se iba estrechando hasta convertirse en un tacón de aguja. Un éxito rotundo. Poco tiempo después, reveló su carácter de genio paradójico: se atrevió a cortar la punta afilada de un zapato de salón y hacer que presentara un aspecto cuadrado finamente cincelado, escultural, curvado y fruncido, como el que se aplicó al modelo Gazelle en 1957, bajo la égida de Yves Saint Laurent. En la época del joven director artístico, hizo su aparición el tacón Choc en forma de C que Roger Vivier diseñó para la colección Primavera-Verano 1959, así como el tacón Tibet, más bajo y con forma de pirámide invertida. En 1961, Marc Bohan sucedió a Yves Saint Laurent. Roger Vivier regresó a la ornamentación y diseñó, en 1962, tras concebir el tacón en forma de "coma", el conocido como New Style, de cinco revolucionarios centímetros. Estos zapatos, que podrían compararse con auténticas obras de arte, han seducido a las mayores estrellas y personalidades amigas de la Maison, como Marlene Dietrich, Elizabeth Taylor, Sophia Loren y Grace Kelly. El libro, ilustrado por la exactitud de los textos de Elizabeth Semmelhack*, destaca la amistad creativa de los dos iconos de la moda francesa, así como los infinitos y suntuosos detalles de los zapatos de salón de satén rosa, otomán de algodón con estampado Toile de Jouy o incluso adornados con plumas, lentejuelas y piedras, gracias a la precisión de las elegantes fotografías de Gérard Uféras. * Historiadora de la moda y curadora del Bata Shoe Museum de Toronto.

Ver las primeras páginas