Poesía en movimiento

Para desvelar la colección prêt-à-porter de mujer Otoño-Invierno 2021-2022 en las redes sociales (de conformidad con las actuales recomendaciones sanitarias), la coreógrafa Sharon Eyal establece un diálogo con La galería de las sombras1 de Silvia Giambrone y con sus cautivadores espejos, que resultan amenazantes, capaces de sacudir tanto el cuerpo como el corazón. Esta simbiosis con la Galería de los Espejos del palacio de Versalles nació del deseo de ocupar y moverse por este espacio único e inspirador, reinventado y sublimado a través de los ojos de las artistas.

Sharon Eyal comenta: “Mi trabajo con Maria Grazia es un proceso continuo. Se basa en una profunda conexión que funde misterio y fragilidad, preguntas y sueños. Lo que me atrae es precisamente el movimiento entre esos dos extremos, un movimiento que destaca a través de una belleza estratificada en muchas capas y que, por tanto, puede también volverse oblicua y perturbadora: no solo es tranquilizadora, también hace reflexionar. Es una belleza que nace del interior y de la experiencia”.

Los conjuntos de los bailarines son de una finura extrema, como una segunda piel que los espejos parecen rozar. El vestuario de Sharon Eyal combina lágrimas y arañazos con un vestido de tul de infinita delicadeza adornado con flores. “Estas flores son a la vez bellas y tristes, como si estuvieran al borde del desmayo, como si sangraran”, añade Eyal. “Llevan dentro de sí la idea de una belleza extraña: elegante y poética, pero frágil y fuerte a la vez”.

A la coreógrafa le interesa la naturaleza mágica de las cosas, el extraño momento histórico que vivimos, que da la impresión de ser una fábula suspendida en el tiempo. La conciencia se funde con una dimensión onírica. Esta atmósfera está imbuida del sentimiento de ser algo único, una reunión de extremos, pasado y futuro, sueños y realidad.

Escenografía artística de Silvia Giambrone.