Inspiraciones

Reinventarse

Para el primer look del desfile, Maria Grazia Chiuri reinterpreta la chaqueta Bar, quintaesencia del espíritu de la Maison, en una inesperada versión de punto negro. Combinada con una camisa blanca y una delicada corbata, la pieza reafirma aún más su gracia andrógina. El conjunto blanco, compuesto de una falda midi que reinventa el traje de Bianca Jagger, evoca a su vez una nueva interpretación de este emblema de la Alta Costura de Dior.

    Indispensables

    El motivo camuflaje, un elemento clave apreciado por Maria Grazia Chiuri, viste un hipnótico total look en azul y negro, que se compone de un plumífero con la firma "Christian Dior", un mono entallado y un bolso Dior Book Tote a juego. Una silueta ya indispensable del vestuario Dior.

      Flecos militantes

      En una oda a la libertad y a la belleza del movimiento, los flecos completan los looks de la colección. Sobre las chaquetas, los sobretodos y las capas, realzan las siluetas con delicadeza. Al fundirse con la estructura de los vestidos, desvelan el cuerpo en total transparencia.

      Nuevo estampado

      Inspirada en una silueta de la línea Miss Dior, creada por Marc Bohan en 1972, Maria Grazia Chiuri reinterpreta los cuadros y los transporta a un abrigo largo de lana con flecos, decorado en su interior con la firma "Christian Dior", una falda plisada y una camisa fluida. Un conjunto de deseables piezas capaces de combinarse hasta el infinito para un estilo único.

      El denim, nuevo emblema de la elegancia

      Elemento indispensable del vestuario de Maria Grazia Chiuri, el denim viste un mono o unos vaqueros acampanados para encarnar la liberación y la singularidad estilística de toda una generación de mujeres. En versión tricolor, el tejido es un sello característico de la directora artística, así como un auténtico símbolo de la introspección realizada para concebir este desfile feminista.

        Atrevimiento

        Maria Grazia Chiuri reinterpreta el vestido camisero, icono de la década de 1970, como un símbolo de la emancipación femenina. Su silueta atemporal, su vaporosa ligereza y su estilo irresistible dan rienda suelta a la expresión de un feminismo plural. Liso, de piel e incluso con lunares, el vestido se reinventa hasta el infinito con los motivos tan apreciados por Christian Dior, que aportan "encanto, elegancia [y] desenfado". Con una chaqueta de cuadros, personaliza un estilo decididamente moderno.

          Firma

          Desfile tras desfile, el hipnótico diseño tie and dye se ha convertido en uno de los emblemas de Maria Grazia Chiuri y se reinterpreta esta temporada en fulares, faldas plisadas y plumíferos. Manifestando una artesanía de excepción, es, ahora más que nunca, un tejido de posibles, mensajero de una auténtica afirmación de sí misma.