Descubrir ARCHI DIOR

  • "He querido crear cada pieza como los vestidos que Christian Dior ideaba como arquitecto, como si las joyas fueran tejidos esculpidos, con volantes, plisados, con cinturones, drapeados..." Victoire de Castellane

La inspiración de Monsieur Dior

  • Desde collares vestido hasta anillos traje, Victoire de Castellane reinterpreta en el idioma de la joyería algunas de las siluetas más icónicas de Monsieur Dior.

  • La colección Archi Dior rinde tributo a la pasión de Christian Dior por la arquitectura: durante toda su vida, el diseñador buscó trasladar las leyes y las reglas de esta disciplina a la alta costura para crear siluetas esculturales cuyos volúmenes parecen incluso desafiar la gravedad.

Seis líneas, seis vestidos emblemáticos

  • Como bordada en diamantes, la línea Libre Plumetis describe la delicadeza del tul blanco del vestido Belgique. Con sus cintas retorcidas, el vestido Diorama se inspira en una guirnalda preciosa que se enrolla hasta el infinito en torno al cuello, la oreja o la muñeca. El volumen con un mayor peso en la parte trasera del vestido Cocotte se plasma en piezas asimétricas, al mismo tiempo que percibimos la línea Ailée en las volutas revestidas de una pulsera. Las piezas Milieu du Siècle son un precioso homenaje al vestido Junon, cuya falda se compone de pétalos de tejidos superpuestos.

  • La colección Archi Dior, osada interpretación de la couture Dior, se inspira en seis vestidos emblemáticos de la Maison creados por Christian Dior entre 1947 y 1957. Así, el anillo Bar en Corolle es una referencia al célebre conjunto Bar y también al nombre de la primera línea del New Look, la Corolle.

Un savoir-faire de excepción

  • La fabricación de la colección Archi Dior constituye un trabajo de una complejidad singular que únicamente dominan los mejores talleres parisinos. Realizada completamente a mano, amalgama la precisión de los gestos con un savoir-faire excepcional: el mayor reto del artesano consiste en tratar los volúmenes de cada joya de manera arquitectónica, destacando la feminidad distintiva de sus curvas. Entre sus manos expertas, el metal precioso se convierte en tejido: describe el movimiento de una falda, el plisado de un vestido o el drapeado de un género, mientras que las piedras preciosas se transforman en bordados.