De Granville a Charleston

En los preciosos jardines de Val-de-Grâce, la puesta en escena del desfile es una invitación a viajar y a intercambiar que trasciende el paso del tiempo. Situada frente a un mar en calma donde se refleja el azul del cielo, Normandía es la respuesta al Sussex inglés, Granville a Charleston, Christian Dior a Duncan Grant. Asistimos a una conversación seductora que evoca la importancia de la esfera individual y cómo sirve de inspiración y guía en el mundo de la creatividad.

Una constelación de miles de flores se apodera del escenario para celebrar una fusión entre la naturaleza de la costa normanda y el paisaje inglés. Florecen mirasoles blancos, aquileas rojas, verbenas, margaritas, fucsias, rosas y magnolias como una maravillosa oda a la pasión que el modisto fundador sentía por la jardinería.

    © Adrien Dirand

    El making of

    © Melinda Triana