cinema_intro_vzg_01
cinema_talent_acteur_vzg_02
cinema_stars_dior_vzg_03
Dior y el 7º arte

Dior y el 7º arte

Tal vez haya que aferrarse a las señales, como Christian Dior… Él que creyó en su buena estrella y que tanto amaba América no podía por menos que codearse con las «estrellas» de cine. Muy pronto su camino se cruzó con el de algunas actrices que aún no sabían que terminarían siéndolo… Para el 18º cumpleaños de su ahijada, la hija de Jacques Bonjean, el futuro modisto imagina un vestido de terciopelo negro, de falda larga con pliegues redondos, largo medio y rematado por un cinturón de charol negro. Sus amigas la miran con envidia, ellas que llevan vestidos de noche tan ordinarios. Su galán, Hubert d’Ornano, la encuentra irresistible y la lleva a bailar al Club des Champs Elysées donde un señor la aborda y le pregunta quién ha creado ese vestido «absolutamente maravilloso». Se llama Marcel Rochas, ella se convertirá unos años después en la actriz Geneviève Page, y Dior en el modisto emblemático del 7º arte…

Christian Dior, un talento actoral

Y es que desde su más tierna infancia, Christian Dior adora los trajes en igual medida que las historias. De hecho, inventa ambos con la misma genialidad. No ha llegado aún a la adolescencia que ya su hermana y sus primas le encargan disfraces para el carnaval de Granville. Más tarde, destacará en las charadas y otros juegos de improvisación. Su imaginación no tiene límites. En su interior de burgués normando gracioso pero tímido, dormita un actor sin igual que le salvará de diversas situaciones rocambolescas. Como en Texas, el día de la entrega de premios organizados por Neiman Marcus. Está paralizado. «A última hora de la tarde, durante una prueba, me lié con los drapeados y los broches, y me cansé de intentar convencer a mis interlocutores de que el pecho arrogante de los trajes de noche era el principal atractivo y la novedad. Marylin Monroe todavía no se había lanzado y todos me miraban asustados.» Pero en el momento de presentarse ante una asamblea de tres mil personas, el modisto se inventa un papel. Lo interpreta y recibe una auténtica ovación.

Stars en Dior

¿Cómo hubiera podido pues no amar el cine y a sus divinas estrellas a las que su New Look envolverá en glamour? Como amiga y vecina de la Avenue Montaigne, Marlène Dietrich asiste a su primer desfile en febrero de 1947. Subyugada, permanecerá fiel al talento y al estilo Dior, tanto en las pantallas como en su vida.

cinema_stars_dior_vze_01Como ella, infinidad de personalidades de belleza y temperamento únicos encontrarán en el vestuario y los perfumes Dior elementos para sublimar y distinguir su gloria naciente o triunfal. Enumerarlos es como hojear el gran álbum del cine mundial… Algunas imágenes emergen de ese siempre elegante raudal de sedas, pieles y lanas. Elizabeth Taylor con vestido Soirée en Rio, top de muselina verde y falda en falla de seda color marfil bordada con rosas verdes, para recibir el Oscar a la mejor actriz en 1961…

cinema_stars_dior_vze_02Grace Kelly con vestido palabra de honor de satén blanco en sus esponsales en Nueva York en 1956 o con traje sastre en San Francisco con motivo de la inauguración de la boutique Baby Dior en 1967 en París. Ingrid Bergman, cinco vueltas de perlas al cuello, con vestido y abrigo Jardin d’hiver en Indiscreta (1958).

cinema_stars_dior_vze_03Jane Russell derrochando sex appeal y elegancia con el modelo Mazette de lana negra adornado con visón para la salida de Los caballeros se casan con las morenas, en 1955.

cinema_stars_dior_vze_04Ava Gardner endiabladamente sexy en La cabaña, Olivia de Havilland, Marylin Monroe, Sophia Loren sensacionales entre muestras de telas en los probadores del nº30 de la Avenue Montaigne, Brigitte Bardot, Rita Hayworth que encargó ya en 1947 una docena de modelos, o la sublime Jean Seberg con vestido de cóctel de estampado floral para la promoción de A bout de souffle.

cinema_stars_dior_vze_05Y más recientemente Jennifer Lawrence, Marion Cotillard, Robert Pattinson, Natalie Portman, Charlize Theron…

cinema_stars_dior_vze_06Lo más curioso es que una vez cerrado el álbum de estas inumerables estrellas que llevan el sello CD, no aparece el título de «The End» para cerrar la sesión. Sino los incontables episodios de una saga en pantalla gigante.

cinema_stars_dior_vze_07